Lo no salía mucho y no me

Lo que me llevo de esta actividad es una gran sonrisa. Simple. ?

De niño no salía mucho y no me gustaba convivir con mi familia; me la pasaba metido en mi cuarto jugando videojuegos, viendo películas o escuchando música… cosas que hago en la actualidad y me ponen de buen humor. Así que pensé: en algún momento de mi niñez debí haber tenido un amigo con el que hacía esas cosas, ¿cierto?

We Will Write a Custom Essay Specifically
For You For Only $13.90/page!


order now

Afirmativamente. El hijo de una amiga de mi mamá; que por razones fuera de nuestro control, dejamos de hablar. Recordé su nombre y mi búsqueda en Facebook, comenzó. Lo encontré y “agendamos” el domingo a las 4:00 PM para vernos.

Cuando nos vimos por primera vez en persona, fue un poco incómodo. Ambos estábamos nerviosos, ¿qué haríamos si no nos reconocemos? Por suerte, sí nos acordamos el uno del otro. Estando más tranquilos, empezamos a ponernos al tanto de nuestras vidas; dice que también está dentro de la facultad de contaduría. *Nota mental: en caso de necesitar ayuda, acudir a él.*

Hablamos de los buenos tiempos. Recordé vívidamente todo lo que dijo; recapitulé cada incidente que describió y esa fue una forma de felicidad que jamás había experimentado.

Horas después terminamos en su casa jugando Super Smash Bros. Brawl en su consola Wii — ¡nuestro videojuego favorito cuando éramos niños (bueno, era Melee pero no lo tenía)!

Desafortunadamente, no se prestó para tomarse una foto conmigo. No le gustan las fotos; no lo culpo, pues para mí, hacerlo tampoco es de mi agrado. Pero no hay problema, ya que la actividad era más que tomar una simple foto. Era recordar todo lo que de niños nos hacía felices, contactarte con tú niño interior.

Fue uno de mis días más felices de mi vida. Fue increíble. Hemos crecido demasiado desde la última vez que estuvimos juntos, pero aun así estuvo genial. Espero volver a verlo pronto… si es que no estamos ocupados con la escuela o el trabajo.

Comprendo que muchas veces no son las cosas que hacías de niño las que te brindaban felicidad, sino las personas que te acompañaban en ese instante.